Frente al cáncer hay que ser positivo y obedecer al especialista en todo

0
Ana María Martín Paz durante un momento de la grabación

Ana María Martín Paz durante un momento de la grabación

Tan solo con ver de lejos a Ana María Martín Paz se adivina en ella una persona divertida, alegre y con carácter fuerte. Lo que se suele decir, una persona que agarra al toro por lo cuernos. Y eso fue lo que hizo con el cáncer. A pesar de que vive en Huesca, en julio de 2013 decidió venir a su tierra para que le extirparán un bulto, según le dijeron, que tenía en el ovario.

Finalmente no era un bulto, Ana María tenía cáncer de ovario. Su actitud alegre y decidida le ayudó a recuperarse, incluso confiesa que tuvo que animar a su familia y amigos asegurando que ella salía de ésta. Y así ha sido, hoy nos cuenta su historia y da dos consejos fundamentales para la recuperación: obedecer en todo al médico y sonreír y confiar en que la batalla al cáncer se puede ganar.

Ahora, un año después quiere contar su historia y animar a aquellas personas que se encuentren en su misma situación: “hay que ser positivo”, señala.

Especial agradecimiento al Director del Parador de Nerja, D. Emilio Mojón, por tener la amabilidad de abrirnos sus puertas para disfrutar de las preciosas vistas que ofrece de este municipio malagueño.

Compartir